SIMETRÍAS ASIMÉTRICAS
- UN PROYECTO DE ALFONSO GONZÁLEZ -

 

LA SIMETRÍA Y LOS ROSTROS

 

La simetría, y su relación con la belleza, está presente en la historia del arte prácticamente desde sus inicios, en los que el único fin del mismo era la mera representación de la realidad. Tal y como Weyl (1990) afirma: “La belleza tiene una frontera común con la simetría”. Por ese motivo, a lo largo de los anales del arte numerosos artistas han perseguido o utilizado la simetría con el único fin de lograr el encanto de la naturaleza, y con él, la belleza.

 

La conocida como simetría bilateral está presente en la mayoría de los seres de este planeta desde su aspecto físico a su composición. Así podemos observar cómo las hojas de las plantas son prácticamente simétricas, o cómo la mayoría de los animales poseen una simetría bilateral en sus cuerpos. Dicha armonía de la naturaleza, en la que frecuentemente contemplamos la simetría, ha inspirado a numerosos artistas en su búsqueda de la representación correcta.

 

 

 

 

 

 

 

Olga Mayo Turrado  ||  Simetrías Asimétricas

La belleza y la simetría en los rostros

 

¿Por qué preferimos la simetría en los rostros? Numerosos estudios llevados a cabo en los últimos tiempos, sostienen que los rostros simétricos son “un marcador de buenos genes y de resistencia a la enfermedad, que puede causar desarrollos asimétricos” (Antuna, 2010). Son muchas las enfermedades congénitas y mentales que se manifiestan en los rostros más asimétricos.

 

(Portales, 2009 asegura que “los estudios realizados sobre la asimetría facial han demostrado que el grado de asimetría puede ser un indicador importante de estabilidad y un biomarcador de salud”. El estrés de las ciudades y su repercusión en nuestros cuerpos, las altas cantidades de elementos químicos que nos rodean, enfermedades como la esquizofrenia o los efectos emanados de la endogamia son algunos de los desencadenantes más comunes de las asimetrías en los rostros.

 

Otro factor, a tener en cuenta, relacionado con la simetría y el atractivo facial es el hecho de que “los rostros (y cuerpos) simétricos se acercan más al promedio de la población” (Antuna, 2010). Percibimos como anormal los rostros asimétricos.

 

La simetría y los rasgos promedio parecen ser el germen o la base de la belleza facial, pero la mayoría de los investigadores señalan la existencia de rostros más bellos que el promedio. La personalidad y nuestras experiencias previas pueden ejercer también una cierta autoridad a la hora de determinar el atractivo de las personas. (Antuna, 2010) “el rostro de un enemigo nuestro termina por afear a otros miles de rostros, del mismo modo que la expresión de un rostro amado reverbera su propio esplendor sobre los innumerables rostros que se le parecen”.

 

 

Emma Seco Juan  ||  Simetrías Asimétricas

Un proyecto de Sitofon con la colaboración del Ayuntamiento de Astorga

2016 (c) Sitofon.com